La aromaterapia

La AROMATERAPIA

Se pueden utilizar los aceites esenciales como propiedades específicas para cada caso, siendo necesario el conocimiento y la sensibilidad del terapeuta de masaje. Presentamos una pequeña introducción de la aromaterapia, teniendo en cuenta que los aceites biológicos son los más indicados.

Los aceites esenciales son sustancias extraídas de plantas aromáticas para tratar el cuerpo, la mente, las emociones y el alma.

Según la etimología, la aromaterapia es el tratamiento de la enfermedad a través de los aromas (aceites esenciales). Es una ciencia holística milenaria que forma parte de la medicina natural, es curativa y esencialmente preventiva.

La aromaterapia es cada vez más utilizada en todo el mundo dentro de la medicina natural.

El uso de los aceites esenciales o sustancias para la sanación es muy antiguo. En varios versos de la Biblia se encuentran referencias de su uso religioso y para tratamientos citando algunas fórmulas de elaboración y pomadas.

Las propiedades medicinales de los aceites esenciales ya eran conocidas y utilizadas en las grandes civilizaciones antiguas como en Egipto, Babilonia, China, India, Roma y Grecia.

En Egipto los sacerdotes fueron los mayores sanadores y perfumistas, de sus tiempos. Usaban las sustancias aromáticas (aceites esenciales) para los tratamientos de embalsamación y en las ceremonias religiosas

Los romanos utilizaban los aceites esenciales en los baños y en los masajes para disfrutar de los efectos balsámicos de bienestar que los aceites les proporcionaban.

En la India es el único sitio donde la tradición permaneció en el libro sagrado de los Vedas, uno de los libros más antiguos, y donde encontramos varias menciones sobre el tema de los aromas, citando la canela, el jengibre, la mirra, el sándalo para fines litúrgicos.

En la Europa, la caída del Imperio Romano marcó el declive de todas las formas de conocimiento y por tanto del uso de los aceites esenciales.

Con el renacimiento generado por los pueblos árabes, las actividades intelectuales y las investigaciones fueron retomadas. Los filósofos, se dedicaron a la antigua hermético-arte de la alquimia. Ellos reavivaron el uso de las sustancias aromáticas y perfeccionaron las técnicas de obtención de las mismas. Avicena, el gran filósofo, inventó la serpentina refrigerada utilizada en la destilación (el proceso para obtener el aceite esencial).

La alquimia fue traída por los cruzados que volvieron de la Tierra Santa. La destilación significaba un símbolo de purificación. Ellos destilaban varias veces hasta obtener el “espíritu de la planta”, que contenía todo su poder curativo. Y por mucho tiempo estas sustancias fueron la base de la mayoría de remedios, y era el único medio para combatir las enfermedades epidémicas.

El uso de las sustancias aromáticas se expandió por todo el Mediterráneo, de manera que cada pueblo desarrolló sus propias técnicas.

El siglo XIX, el auge de la ciencia moderna marcó el declive de la terapia vegetal. Con el descubrimiento de los primeros alcaloides, los investigadores empezaron a guardar solamente los principios activos más importantes de las plantas, para reproducirlos en el laboratorio. Sabemos el valor de este descubrimiento, pero también sabemos que los microorganismos se adaptan a los antibióticos haciéndolos ineficaces. Los corticoides tienen efectos colaterales y los somníferos y antidepresivos provocan dependencia.

En el Siglo XX algunos investigadores observando lo que hemos dicho, salieron en busca del antiguo conocimiento. El concepto moderno y actual de la aromaterapia fue creado por el químico francés Rene Murice Getefosse, el cuál mientras estaba trabajando en su laboratorio se quemó gravemente las manos, sin pensarlo las puso dentro de un recipiente con líquido que estaba cerca de él y éste era aceite esencial de lavanda. Su quemadura rápidamente dejó de dolerle y arderle y su piel también se recuperó rápidamente sin dejar cicatrices.

Esto marcó el inicio de sus investigaciones hasta publicar el libro “Aroma Therapie” en 1937. Rene Maurice Getefosse creó la aromaterapia (definición que él mismo creó) a través de su experiencia con la utilización externa de los aceites esenciales en los tratamientos, ya que, según sus estudios, la nariz y la piel son capaces de transportar la energía vital de los aceites esenciales a todo el organismo y posibilitar la sanación.

Hoy muchos trabajos de investigación analizan el poder de los aceites esenciales. Siendo usados normalmente en las industrias de cosméticos, perfumerías, alimentos y medicamentos.

 

Si sufre alguna enfermedad, desarreglo o dolencia, consulte con su médico o especialista de confianza.

 

Volver al inicio

Continuar